paralisis_facial

Tratamiento de fisioterapia de la parálisis facial en FisioClinics Logroño

La parálisis facial periférica o parálisis de Bell es un síndrome agudo que afecta al nervio facial que provoca debilidad o parálisis de la musculatura de la cara afectando a movimientos voluntarios, reflejos y automáticos. Generalmente es unilateral, afecta solo a una mitad de la cara, es temporal, la recuperación total se da aproximadamente a los 6 meses aunque un bajo porcentaje de gente puede seguir con algunos síntomas a lo largo de su vida.
Anualmente lo padecen aproximadamente 20 personas de cada 100.000, afecta por igual a hombres como a mujeres y se puede dar a cualquier edad. Personas embarazadas, con diabetes mellitus o con enfermedades respiratorias superiores tienen mayor probabilidad. Se trata de una afección con la que se puede convivir aunque puede afectar a las relaciones interpersonales y a su autoestima.

Anatomía del nervio facial

El nervio facial es un nervio que se origina en la corteza cerebral y termina en los músculos que inerva. Es un nervio mixto, es decir, contiene fibras motoras que controlan la expresión de la cara y sensitivas que perciben la sensibilidad del oído, amortiguación de los sonidos fuertes, controla la producción de lágrimas y saliva y la parte anterior del gusto en la lengua. Se divide en dos ramas:
  • Rama cervico-facial: recoge información y controla algunos músculos de mandíbula y cuello
  • Rama temporo-facial: recoge información y controla algunos músculos de parte frontal hasta la mandíbula superior.

Síntomas de la parálisis facial

Los síntomas varían mucho en función de la persona y el alcance de la lesión. Algunos de ellos son:
  • Debilidad o parálisis de los músculos de la mitad de la cara afectada, aspecto de caída de los músculos, sin expresión y sin surcos.
  • Fasciculaciones o movimientos involuntarios de los músculos.
  • Dificultad para mover la boca del lado afectado con decaimiento hacia abajo y el lado afectado.
  • Dificultad para cerrar el ojo
  • Ausencia de lágrimas y/o saliva provocando sequedad en ojos y boca
  • Ausencia de gusto en la parte anterior de la lengua
  • Dolor facial y/o cabeza
  • Dolor de oído con ruidos fuertes
Estos síntomas pueden presentarse todos a la vez o solo algunos dependiendo de la gravedad y del nivel de afectación del nervio. Frecuentemente empiezan de manera repentina llegando al máximo a las 48 horas.

Causas

La causa de la parálisis facial es el daño o inflamación del nervio facial. En la mayoría de los casos es idiopática (no se conoce la causa que lo provoca), aunque también lo puede provocar traumatismos craneales, tumores, infecciones bacterianas o víricas, exposición a agentes tóxicos, enfermedades metabólicas, el frío o de forma congénita (síndrome Moebius).

Diagnóstico

El diagnóstico se realiza mediante un examen físico centrado en valorar la movilidad voluntaria de los músculos de la cara a través de unos movimientos estandarizados junto con preguntas sobre la clínica y sintomatología. Algunas pruebas complementarias que se pueden realizar son: análisis de sangre, TAC, resonancia magnética, electromiografía. Es importante realizar un diagnóstico precoz para evitar el deterioro de la musculatura denervada.

Tratamiento

El tratamiento para la parálisis facial es combinado mediante medicamentos y fisioterapia y varía en función del nivel de afectación que padezca la persona.
Los medicamentos comunes que se prescriben son:
  • Corticoesteroides para reducir la inflamación alrededor del nervio
  • Antivirales y antibióticos si la causa es por infección vírica o bacteriana
  • Analgésicos para aliviar el dolor.
  • Tratamiento mediante vitaminas para reforzar la recuperación del nervio.
  • En caso de afectación ocular se prescriben cuidados locales para evitar la aparición de ulceras corneales, por la sequedad.
La fisioterapia incluye medidas antiinflamatorias y de estimulación nerviosa mediante electroterapia, masaje para mejorar la circulación y el metabolismo local, ejercicios pasivos, activos y de propiocepción para recuperar las funciones musculares y sensibilidad del nervio facial.
En casos en los que no ha habido mejoría con el tratamiento y el tiempo transcurrido se puede valorar el tratamiento quirúrgico para recuperar la función del nervio o incluso cirugía plástica para mejorar la simetría de la cara

¿Cómo pedir cita en FisioClinics Logroño?

Para reservar una cita puedes llamar al número 941 484 432 , enviarnos un WhatsApp al número 619 607 070 o enviarnos un mensaje a través del formulario de contacto

Formulario de contacto

Rellena este formulario para pedir cita o consultar cualquier duda

Más especialidades de FisioClinics

Más especialidades de FisioClinics